Hotel de l’Isard2016

El Hotel de l’Isard fue construido entre los años 40 y 50, y se realizó una puesta al día en los años 90. Para proceder a la implantación de la nueva cafetería, se llevó a cabo una preparación simultánea a la puesta al día de instalaciones necesarias para el hotel. Además de los trabajos de preparación inherentes en la propia restauración, se  corregieron y actualizaron infraestructuras adicionales del edificio que habían quedado obsoletas al haber quedado confinadas por decoraciones y/o adecuaciones del edificio anteriores. Por tanto se actualizaron todos los componentes del edificio en la medida que se fue desmontando la instalación anterior.
El desarrollo del proyecto ejecutivo tuvo una duración de ocho meses.
El hotel forma parte de la llamada “ARQUITECTURA EN GRANITO”, muy extendida en la época en Andorra. Mediante la nueva remodelación se pretende transmitir un estilo de país de montaña y nieve, sin caer en imágenes de antaño. Para adecuar el nuevo espacio de la cafetería fue necesario intervenir las áreas colindantes que lo apoyan. Por ejemplo los emplazamientos de los equipos de acondicionamiento de aire que también se renovaron, o los equipos de extracción de humos, instalaciones diversas necesarias para el buen funcionamiento de la cafetería, ya que está altamente equipada con modernos aparatos e instalaciones de calidad.
La cafetería dispone de una superficie de 194m2.
Esencialmente se ha primado el espacio dispuesto al público para obtener un ambiente donde el usuario se sienta cómodo y confortable. Se ha agrupado y compactado el espacio de servicio para obtener un eficaz proceso de elaboración tanto de los productos de bar como de restauración. En la zona de entrada que conecta con la calle se dispuso una tienda de productos de pastelería que se elaboran junto con una instalación adecuada. Los materiales utilizados son pocos pero bien escogidos.
El pavimento consiste en una baldosa porcelánica, los muros se han revestido con piedra exigua en placas tipo pizarra. La envolvente es una estructura de tablones de madera de roble sujetos con una subestructura de tubos de acero conformados. El techo situado detrás de la envolvente se ha cubierto con un importante espesor de placas de lana de roca y protegidas por un techo continuo de placas de yeso laminado.

Fotografía: Eugeni Pons

Volver arriba